Gran aprendizaje como fiscal de un partido político

 

Ayer (domingo 19.07.2015), tuve la oportunidad de volver a participar de manera activa en las elecciones porteñas, como fiscal de mesa por el partido político que –con aciertos y desaciertos-, me representa.  Tarea intensa y cansadora, aunque igualmente gratificante.  Me llevo una experiencia riquísima de gran aprendizaje.

 

El clima vivido ayer tanto en la escuela donde me asignaron como fiscal de mesa, así como en la Facultad de Derecho de la UBA, donde estaba empadronada para votar, fue de cordialidad y tranquilidad.  Destaco la convivencia pacífica con otros fiscales, presidentes y suplentes de mesa, representantes del Tribunal Superior de Justicia, personal de Gendarmería y el Correo Argentino, y demás colaboradores, todos cooperando de manera mancomunada en pos de un objetivo común.

 

Se sintió la merma de votantes, comparado a las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), hace apenas 15 días atrás.  Brindando objetividad a dicha sensación, comparto los números:  hace 2 semanas atrás, en la mesa que fiscalicé en las PASO, de un listado de 345 personas, votaron 237 (ie, casi un 70%).  En la votación de ayer de un listado igual, votaron 214 (ie, 62%).  Es decir, que 23 (ie, 7%) personas no vinieron a votar en esta segunda vuelta.  Si bien esto sucedió en la mesa que me asignaron, el comentario en todas las otras mesas y demás lugares donde se llevaban a cabo los comicios, era el mismo.  Se sentía una merma notable en la cantidad de votantes.

 

Sorprendida y desilusionada con dicha baja, averigüé qué podría haber afectado tanto la convocatoria.  La mayoría aludía al comienzo de las vacaciones de invierno.  Siendo el primer fin de semana de vacaciones, mucha gente había decidido salir de la ciudad con diversos destinos.  Llama la atención que algo tan relevante para nuestro país y más aún nuestra ciudad como son las Elecciones, se pauten en la agenda ciudadana, al inaugurar las vacaciones de invierno.

 

Al consultar quién decide acerca de la fecha y cómo no se tuvo en cuenta algo tan influyente en la concurrencia del día de ayer a las urnas, la mayoría especulaba con desidia más que una movida estratégica política.

 

En Argentina el voto es obligatorio(?)

Más allá de la causa de tal desacierto y las consecuencias de la misma, vale tener presente lo que la ley, Constitución Nacional mediante, indica: el voto es obligatorio.  Aunque pareciera que varios, poco registro tengan de este dato.

 

La página web del CEN (Código Electoral Nacional), indica que los infractores al deber de votar, serán sancionados no pudiendo ser designados para desempeñar funciones o empleos públicos durante 3 años a partir de la elección.  Además se le sancionará con multas.  El monto de la multa cuando no se vote en uno solo de los actos electorales –primarias o generales- será de $50.  El monto de la segunda infracción será de $100 y se acumularán a los $50 de la primera infracción.  Aquellos electores que figuren como infractores con relación a ambos comicios deberán pagar una multa de $ 150.  La multa podrá pagarse en cualquier sucursal del Banco de la Nación Argentina y en las demás entidades que se habiliten para el cobro con la boleta de pago generada en el sitio web de la justicia nacional electoral.  Luego de realizar el pago se recomienda imprimir la constancia de no inclusión en el registro de infractores.

 

El infractor que no pagare la multa no podrá realizar gestiones o trámites durante un año ante los organismos estatales.  Aunque no haber votado en las primarias, no invalida votar en las elecciones generales de octubre.

 

Más allá del valor ridículo de la multa en relación con la falta como ciudadano a su obligación, lo cierto es que al preguntar a las personas sobre las consecuencias de no concurrir a votar, todos coinciden en que ‘no pasa nada si no vas…’.  Típico del argentino que transmite la mayoría de las veces esa sensación que la ley fue hecha para transgredirla.  Asusta tanta liviandad e impunidad frente a la indiferencia al deber ciudadano.  Tanta falta de responsabilidad y de compromiso para con su propio futuro, el futuro de sus familias, sus hijos, etc.

 

Vale el preguntarse qué le pasa al ciudadano argentino que tiene tanta apatía por lo que sucede/a en su país?  Me desilusionó sentir ayer que al ciudadano de Buenos Aires, realmente le importa poco el destino de su propia ciudad para los próximos 4 años.

 

Llego a la triste conclusión que al argentino le importa poco y nada el otro.  Lo único que le importa realmente es su bolsillo y su bienestar.  El resto, si le queda cómodo, bien.  Pero si no, no le interesa.

Hasta que no cambiemos esta forma de pensar tan individualista; y podamos comprometernos con nuestra comunidad, con nuestra sociedad, con nuestros entornos --más allá de los intereses particulares--, será muy difícil que alcancemos la posibilidad de un país mejor.

 

Aprendizaje y agradecimiento

Dejando de lado dichos detalles no menores, destaco haberme llevado una satisfacción y aprendizaje inmenso de varios concurrentes a cumplir con su obligación de votar.  Vale la pena recordar ciertas anécdotas y compartirlas.

 

Maravilloso el sistema electrónico que miniza el margen de error y le da un dinamismo a cada votación además de acelerar el proceso de cierre de cada mesa.  En una hora teníamos todos los votos procesados, actas de cierre, transmisión de datos, certificados de escrutiños, etc. acertados e impresos.  Una lástima que tengamos que volver para atrás en las votaciones a nivel nacional.

 

Fue movilizador ver una alta cantidad de personas mayores que se acercaban a votar; algunas acompañadas y otras solas, que valientemente le hacían frente al desafío del sistema electrónico --para varios absolutamente nuevo--, votando con alegría y entusiasmo.

 

Emocionó ver al matrimonio de unos casi 90 años, acompañándose para que ella pudiera votar.  Ella con bastón y notable grado de inestabilidad.  El --que con cuidado y dedicación, la sostenía--, y hasta atajaba cuando parecía que se caía, mientras que la ayudaba a votar con este nuevo sistema.  Emocionada con escucharlos compartir llenos de gozo sus 61 años de matrimonio, divirtiéndose aún hoy en día el uno con el otro.  Compañeros de vida, amigos, confidentes.  Me quedo con la visión de la gente que, agradecida y solidarizada con la función de permanecer todo el domingo más de 12 horas, por el bien común, se acerca a votar con chocolates para compartir, con galletitas, caramelos y hasta medallas del Papa, para regalar a las autoridades de la Mesa y los fiscales… y con infinitas palabras de agradecimiento por recibirlos y asistirlos en su votación.

 

En esa diversidad de personas, no faltaron el altanero, el prepotente, el verborrágico, la enajenada por que le habían cambiado la mesa del aula donde había votado la elección anterior…;  llamando a los gritos “oligofrénicos” a aquellos que habían tomado semejante decisión de cambiar, dentro de la misma escuela, la mesa de lugar del primer piso al planta baja.  Todo esto ante la mirada del Presidente, Suplente de Mesa y mía, que quedamos perplejos.  Dicho sea de paso, mis respetos a las personas oligofrénicas que nada tuvieron que ver con dicha situación.

 

Lo rescatable es que de todos y cada uno, aprendí ayer mucho.  Gracias!  y gracias también al PRO que me convocó y dio la oportunidad de participar desde ese lugar, una vez más.

 

Please reload

Featured Posts

Gran aprendizaje como fiscal de un partido político

July 20, 2015

1/6
Please reload

Recent Posts
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Síguenos / Follow us:

 

 

© 2013 - 2018 Your True Potential® by Consuelo Summers.  Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Ofrecemos sesiones de coaching online vía Skype.  Contáctanos para coordinar un encuentro.

We offer online coaching sessions via Skype.  Contact us to arrange a meeting.

 

Phone: 54-911-5880-3666

e-mail : info@yourtruepotential.com.ar

  • s-facebook
  • Twitter Metallic
  • s-linkedin